sábado, 20 de enero de 2007

Espacio progresista (en construcción)

Rollo propone a la oposición (ex Lavagna) una nueva bandera: criticar la restructuración de la deuda debido a: 1) el cupón atado al PBI y 2) el ajuste por inflación. Prat Gay ya había enunciado la misma crítica que, en su momento, contesté.

Dejando de lado los temas estrictamente financieros, me parece interesante pensar a que viene este "revisionismo histórico" de la restructuración. Que se entienda, todo es discutible, y es bueno que así sea. Yo no huibera restructurado con cupón por muchas razones.

Sin embargo, creo que cuestionar la restructuración de la deuda es encontrar un espacio (falso) para correr por izquierda al gobierno. Digo "falso" por el carácter contingente de los pagos.

Digo "por izquierda" porque hay quienes apetecen el progresismo del que Kirchner se apropió. Y es esto último lo que hay que empezar a pensar. Espero que Ramble Tamble nos ayude pronto pero, mientras tanto, empiezo con mis balbuceos.

El contraste notable con los años noventa es que ahora ser progresista es fashion. En alguna época Menem era rubio y de ojos celestes. Y Neustadt hacía casi tantos puntos de rating como Bailando por un Sueño. Privatizar tenía gran aceptación. Hay una interpretación inmediata: el colapso de la Convertibilidad se llevó puestos aquellos sueños. OK. Lo tomo. Pero intuyo que hay algo más.

El trabajo organizado, los ambientalistas, los viajeros de una mala compañía de transporte de larga distancia... todos adoptaron como método de protesta el piquete. Entiendo que el sentido de la protesta es, justamente, que se sienta y que un "protestódromo" (increíble, lo propuso Neustadt si no recuerdo mal) o fabricar sólo zapatos izquierdos es una tontería (aunque levantar las barreras de peaje o los molinetes del subte es otra cosa). Pero el piquete maximiza los costos para terceros que pueden no tener mucho que ver excepto pasar por ahí. Es típicamente lo que los economistas llamamos una externalidad y la economía argentina está repleta de ellas (y si, la mala distribución del ingreso y de oportunidades es la madre de las externalidades). Y no hay sanción. Más aun, hay aprobación.

¿Hay aprobación? Es mi primera pregunta. La sociedad argentina (suponienda que hubiera algo así de homogéneo) ¿aprueba el piquete? Si lo usa tanto...

¿Qué tiene esto qué ver con la crítica de la restructuración de la deuda? Justamente, que hay un espacio "progresista" que hoy es del gobierno pero que tiene aprobación social. ¿Criticar la restructura es lo mismo qué aprobar el piquete? No. Pero algo en común tiene. Es la búsqueda de una forma de progresismo que hoy monopoliza el gobierno.

viernes, 5 de enero de 2007

Fracaso del regulador

Esta apostilla debería ir en Defensa del Consumidor pero Exabruptos tiene más visitas y me parece buen ejemplo de los fracasos del regulador.

¿Sabían qué si ustedes pagan dos veces una factura en Telecom o en Edesur (y vaya uno a saber que otras compañías), por error, tienen qué solicitar que el importe pagado de más se les acredite en la cuenta? ¿Acaso estas compañías no saben llevar una cuenta corriente?

Es simplemente una avivada estúpida como tantas otras que dan vuelta y que hacen a los consumidores menos soberanos y, por lo tanto, a la economía menos útil.

miércoles, 3 de enero de 2007

Malvinas... errores históricos

Cada 30 años, los británicos desclasifican documentos.

Según un artículo de The Guardian, en 1975 los británicos estaban preparados para iniciar un diálogo con el gobierno argentino con el fin de "educar" a la opinión pública británica que "no estaba preparada" para discutir la soberanía.

La oferta para negociar al gobierno argentino consistía en la explotación conjunta de petroleo y pesca. En público, el gobierno británico mantendría su posición de no introducir cambios en la soberanía sin el consentimiento de los isleños pero, en privado, le harían saber al gobierno argentino su voluntad de avanazar en la discusión.

Los argentinos no aceptamos, siempre de acuerdo a The Guardian, y los británicos llegaron a la conclusión entonces, 6 años antes, que "Argentina estaba en curso de colisión" y no descartaron una invasión a las islas.