lunes, 31 de octubre de 2011

Soltando las amarras

"El riesgo de hablar de esta corrida autoinfligida es que despues te la adjudiquen". ELY

Pero qué le vamos a hacer. A una siempre le gusta saber dónde está parado el mundo.


El gráfico que ilustra este post es el tipo de cambio real efectivo, esto es, el tipo de cambio nominal ajustado por la inflación del país y por un promedio ponderado de las inflaciones de los países que comercian con nosotros. El peso de cada inflación foránea es la importancia de ese país en nuestro comercio exterior. Como hemos dicho una vez, el TCRE es lo que verdaderamente importa para saber si el dólar está caro o barato. Si el dólar no sube pero las monedas de los países con los que comerciamos se aprecian, o si nuestra inflación fuera menor a la de los países con los que comerciamos, la línea se va para arriba y ganamos competitividad. Si nuestra inflación es superior a la de los demás o las otras monedas se deprecian, la línea se va para abajo y perdemos competitividad.

En el gráfico tenemos dos líneas. Una es la del ITCRM del Banco Central, que debería ser la fuente oficial confiable, pero que dejó de serlo hace un tiempo cuando se empezaron a tergiversar los datos de inflación. La otra es la misma serie recalculada por CqP, que lo calcula con su propia serie de inflación. La metodología para calcular la inflación la explica acá y la del cálculo del TCRE la cuenta acá.

En el gráfico se ve de forma clarísima que la serie del BCRA no sirve de mucho. Según el BCRA, el índice de tipo de cambio real efectivo en agosto 2011 estaba en un valor de 305.18, es decir un 10.6% por encima del 278.81 que alcanzó en el pico de junio del 2002, cuando la Argentina estaba todavía en el fondo del pozo, con un peso que se había devaluado de un golpe y de más, como suele pasar en esos casos, y baratísima para el bolsillo del turista extranjero. Para CqP, sin embargo, el índice tiene un valor de 160.10, esto es un 42.6% por debajo del valor del 2002.

¿Quiere decir esto que el peso está hoy un 42% sobrevaluado? Para nada. En junio del 2002, el peso estaba demasiado barato, o el dólar demasiado caro, debido a la sobrerreacción del mercado cambiario que llevó el dólar a casi 4 pesos. Como todos sabemos, a mediados de 2003 se puso a niveles un poco más realistas, alrededor de 2.8 pesos por dólar, y se mantuvo más o menos ahí hasta pasada la mitad del 2008. A partir de entonces empieza a subir sin prisa pero sin pausa hasta los 4.20-4.30 de estos días.

Pero lo que también subió sin pausa pero con un poco más de prisa fueron los precios, y el diferencial entre la inflación de Argentina y la de los países con los que comerciamos se fue ampliando. Por suerte para nosotros, el euro y el real, las monedas de nuestros dos principales socios comerciales, se mantuvieron relativamente fuertes durante todos estos últimos años y no tanto el dólar, que es la moneda a la cual atamos nuestra divisa y la que más mira la gente, pero de todas formas la inflación fue haciendo que el peso se aprecie. Un peso apreciado perjudica las exportaciones, incentiva las importaciones, arruina la cuenta corriente y termina teniendo efectos recesivos muy perjudiciales, como se vio durante el 2001.

¿Cuál sería un valor razonable del tipo de cambio? Yo creo que algo que fluctúe entre las bandas que puse en el gráfico. En la banda superior, estamos como en junio del 2003. Creo que ahí el peso estaría demasiado depreciado y cualquier dólar que alguien compre por encima de eso es comprar demasiado caro. Pero al nivel en que está ahora, la gente prefiere irse de vacaciones al Caribe en lugar de a Mar del Tuyú o Bariloche. Un nivel más razonable sería quizás  algo por encima de la banda inferior.

¿Devaluar? No. Yo que Merceditas, la Sonriente, meto las reservas bajo 7 llaves, me voy por tres semanas a la Costa a tomar sol y caminar por la playa, leo los diarios a la noche para ver cómo anda la cosa y mientras dejo flotar el peso lo más campante. Que se ponga solo donde tiene que estar. Difícil verle el sentido a vender dólares a precio de subasta.

10 comentarios:

  1. En el medio de tanta psicosis me parece que el pass through en lo que tienen en mente a la hora de dejar que flote libremente.

    ResponderEliminar
  2. Pero ponele que si flota se ponga en 4.6-4.7 al final del proceso. Eso es una depreciación del 12%. La inflación la manejás fácil con otras medidas.

    ResponderEliminar
  3. Estamos hablando de un mundo hipotético en el cual la economía la manejan otras personas, no?

    A mi me parece un error dejarlo flotar en este contexto. Lo que sí se podría haber hecho es comunicar que lo vas a fijar a , ponele, 4.5.

    ResponderEliminar
  4. Pero es que con la incertidumbre que alimentaron las últimas medidas, el BCRA va a tener que devaluar mucho más de lo necesario para enviar una señal que tranquilice la cosa. Si lo dejás flotar, yo creo que se va a depreciar menos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Ana por la cita.

    Una aclaración y una pregunta.

    Primero, en el TCRE deliberadamente no uso la misma metodología que la del BCRA, sino una más bien parecida a la que usa la Fed en sus índices de dólar.

    Después, no entendí el final: ¿Devaluar? No. Yo que Merceditas, la Sonriente, meto las reservas bajo 7 llaves, me voy por tres semanas a la Costa a tomar sol y caminar por la playa, leo los diarios a la noche para ver cómo anda la cosa y mientras dejo flotar el peso lo más campante. Que se ponga solo donde tiene que estar. Difícil verle el sentido a vender dólares a precio de subasta.

    Si hacés eso, lo más seguro es que el peso se devalúe. No sé bien cuánto, pero difícil que se aprecie o que se quede donde está.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Sí, lo de la metodología lo había entendido pero me parece que lo expresé mal. Como las series van tan juntas al principio, me parece que da un poco lo mismo.

    Nomás hago una diferencia entre devaluación y depreciación. En los extremos, devaluación es lo que pasa cuando tenés un régimen de tipo de cambio fijo y le bajás el valor a la moneda con una decisión administrativa y depreciación cuando el valor de la moneda baja solo en un régimen de tipo de cambio flotante. Si devaluás, ponele, a 4.5 o 4.6 a lo mejor la gente no te cree y sigue la presión. Si devaluás a 4.8-4.9, la gente te cree, pero capaz que pusiste el tipo de cambio muy alto. Si dejás flotar, la moneda se va sola al lugar donde la pone el mercado cambiario. Es un proceso un poco más desprolijo pero cuando se termina, no hay expectativas "insatisfechas" y a partir de ahí podés suponer que alcanzó un nivel relativamente de equilibrio y seguir con el régimen administrado y el ritmo de devaluación que prefieras.

    Claro que no se va a apreciar. Pero no se va a depreciar tanto como se especula.

    ResponderEliminar
  7. Vivo en el exterior desde el 2004 y los gastos fijos (educación privada, salud privada) de mis hijos que residen en Argentina subieron un promedio de cien por ciento en dólares.

    ResponderEliminar
  8. Amigo, pero entonces el problema lo tiene De vido cuando tiene que pagar los subsidios energeticos y eso es tiki taka. Argentina no es tan sencilla, aqui la frazada ta corta y todos hablan de la bolsa de dormir. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Mercedes no va a la Costa, veranea en La Pedrera. Hay que ser preciso en estas cuestiones.

    ResponderEliminar
  10. ¿y esto? http://bari2k.blogspot.com/2011/11/el-dolar-segun-el-big-mac-index.html

    ResponderEliminar